Tradición, dedicación y artesanía

Pastelería A Confianza

Era el año 1989, cuando creamos Pastelería A CONFIANZA, hoy en día y gracias al respaldo de nuestros clientes, que en todo momento nos aportaron las ganas e ilusión.

Continuamos ofreciéndoles productos realizados de forma artesanal con gran calidad y frescura.

Además de esto, respaldamos nuestro producto analizando todos nuestros lotes en el reconocido laboratorio alemán QSI (Quality Services International), líder mundial contra el fraude de la miel.

Gastos de envío:
6.86 euros
(envío gratis si realizas una compra de sus productos a partir de 100 €)

Tradición, dedicación y artesanía

Pastelería A Confianza

Era el año 1989, cuando creamos  Pastelería A CONFIANZA, hoy en día y gracias al respaldo de nuestros clientes, que en todo momento nos aportaron las ganas e ilusión.

Continuamos ofreciéndoles productos realizados de forma artesanal con gran calidad y frescura.

Además de esto, respaldamos nuestro producto analizando todos nuestros lotes en el reconocido laboratorio alemán QSI (Quality Services International), líder mundial contra el fraude de la miel.

Costes de envío:
7.00 euros

Preparamos postres de temporada para que la gente disfrute del buen dulce en fechas señaladas, como es el caso de los buñuelos y ósos de de Santos, también dedicamos tiempo a tartas o postres personalizados.

Nuestras recetas especiales son los postres tradicionales como las roscas de San Ramón y el Roscón de Vilalba, en los que ponemos empeño y cariño tanto en elaboración como en presentación. Cuentan que si pruebas estas manjares, es imposible no repetir.

Postres de lujo
con historia

Si hay un postre inolvidable es el Roscón de Vilalba. Se puede degustar durante todo el año y se realiza con una masa de almendra, huevo, azúcar y raspadura de limón.

Después de pasar por el horno, el resultado es una rosca crujiente por fuera, aunque tierna por dentro.

Cuenta la leyenda que los condes de Andrade recibían de los vecinos de la localidad como pago o tributo por arriendos de tierras y otros favores un Roscón.

Postres de lujo
con historia

Si hay un postre inolvidable es el Roscón de Vilalba. Se puede degustar durante todo el año y se realiza con una masa de almendra, huevo, azúcar y raspadura de limón. Después de pasar por el horno, el resultado es una rosca crujiente por fuera, aunque tierna por dentro.

Cuenta la leyenda que los condes de Andrade recibían de los vecinos de la localidad como pago o tributo por arriendos de tierras y otros favores un Roscón.

Recetas de siempre

elaboradas de manera artesanal